EN SAN LUIS POTOSÍ SE VALE ROBAR | Periódico www.Activista.mx

EN SAN LUIS POTOSÍ SE VALE ROBAR

LUPILLO-19-5-17
  • La clase política está acostumbrada a asumir los costos políticos de los escándalos mediáticos, pero no las consecuencias penales de los delitos que cometen y esto es exactamente lo que pasa con los políticos corruptos en San Luis Potosí pero ahora también sucede con quien debe fiscalizarlos.

    Lo que está sucediendo con el Auditor José de Jesús Martínez Loredo y varios de sus allegados es verdaderamente grave y preocupante.

    La Auditoria Superior del Estado de San Luis Potosí en teoría fue creada para fiscalizar los recursos públicos, ayudar a prevenir fraudes de funcionarios y si estos se llegan a realizar, informar a la Procuraduría de Justicia para que esta proceda con las denuncias penales respectivas, pero en la realidad la Auditoria Superior es una fábrica de la corrupción, un nido de enormes ratas, algo totalmente opuesto para lo que fue creada.

    El actual auditor se ha convertido en su ser cínico, descarado que si no la tiene, sabe fingir perfectamente demencia en los momentos más críticos cuando es señalado de corrupción, de maquillarla o de solaparla.

    ¿Cuánto tiempo tardaría usted trabajando decentemente para ganarse 600 mil pesos? Esto se lo pregunto porque como ciudadano siento impotencia y rabia enterarme de tanta corrupción y el último caso es para hacer que se le termine a uno reventando el hígado de un coraje.

    Veamos el punto, nos enteramos que la Auditoria pagó la factura número 113 por 600 mil pesos a un “fantasmagórico” proveedor de Aguascalientes de nombre José Francisco Lozano Canseco por el concepto de una supuesta suntuosa fiesta navideña para empleados de la propia auditoria. Cuando varios medios señalaron este abuso, el Auditor pronto montó una estrategia para compartir el daño. A una solicitud de información vía transparencia, me contestó la A.S.E. que la fiesta navideña fue realmente para empleados muy allegados donde además estuvieron presentes 3 diputados, Manuel Barrera del Partido Verde, Oscar Bautista del PRI y José Gpe Torres del PRD.

    De forma expedita dos de estos diputados se desmarcaron y tanto Oscar Bautista como Lupe Torres dijeron que ellos no habían asistido a esa fiesta, solo Manuel Barrera asegura haber asistido pero al preguntarle detalles, su mente se nubla de lagunas y no tiene claro, ni recuerda el lugar donde se realizó la dichosa fiesta. Ya no sé si reír de este descaro o morir de la rabia.

    Ante la presión generada por el tema, el Auditor salió con una tercera versión y mediante un boletín oficial afirmó que la fiesta navideña fue con gente de la Asociación Nacional de Fiscalización Superior y Control Gubernamental (ASOFIS). Igualmente nos dimos a la tarea de preguntar en México para verificar el dato. ¿Y qué creen? Adivinaron, de forma inmediata esto fue desmentido por Adrián Fernando Rangel, Sub director de relaciones nacionales. Ellos no vinieron a ninguna fiesta.

    Por lo tanto, el Auditor ha quedado encajonado en una serie de mentiras y simulaciones donde ha tratado de involucrar a diputados, empleados y fiscalistas como para repartir la culpa, la realidad es que esos 600 mil pesos deben ser investigados a fondo y en su defecto regresados del bolsillo quién hoy goza de esa fuerte cantidad.

    Ya existe una denuncia penal que interpuso un ex empleado de la Auditoria ante la PGJE, pero conociendo como se han manejado las cosas estamos en la antesala de un nuevo robo descarado ante los ojos de todos los potosinos.

    Un periodista de La Jornada Aguascalientes apoyó en la investigación realizada, buscó a Francisco Benjamín Lozano Canseco y este se desmarcó, diciendo que él no tiene ninguna empresa y que ignora quien está cobrando esas fuertes cantidades usando facturas a su nombre, por cierto, también en el Congreso del Estado se han estado pagando facturas a este extraño proveedor que supuestamente les ha entregado fuertes cantidades de despensas a los diputados que integran la Junta de Coordinación Política. Un verdadero cochinero, un fraude a todas luces. ¿De qué sirve la denuncia, el señalamiento, las evidencias y las denuncias penales si al final de cuentas, para esta gente se vale robar sin consecuencias?

    Leer todos los artículos de