QUE POCA….EXIGENCIA | Periódico www.Activista.mx

QUE POCA….EXIGENCIA

lupillocolumna
  • -Le exigimos a nuestros hijos que nos entreguen buenas calificaciones, que sepan respetar a sus mayores, los castigamos si descubrimos que toman ajeno.

    -Le exigimos al vecino que respete nuestro estacionamiento, que no suba la música y que le baje de tono cuando tiene invitados y hacen mucho ruido. ¡Cómo nos enfadamos y encendemos!.

    -Le exigimos al amigo que siempre jale parejo, le recriminamos cuando no llega a estar presente en el momento en que lo requerimos.

    -Le exigimos y gritoneamos al Policía Vial de edad avanzada y hasta nos ponemos furiosos con él cuando no logra dar fluidez al tráfico a la hora de la salida en la escuela de nuestros hijos.

    ¿Entonces porque si cada día trabajas más fuerte y cada vez es más difícil tu situación económica, te muestras tolerante con los políticos ladrones que hacen mal uso de los recursos públicos que provienen de tu bolsillo producto del pago de impuestos por diversas vías?.

    ¿Porque te la pasas inconforme en tu empleo, lamentándote que deberías ganar más pero te comportas ajeno a los sueldos millonarios de Senadores y Diputados ?

    ¿Porque sientes que se te va el aire cuando te detiene un tránsito y actúas blandengue implorándole que no te infraccione, aunque no hallas cometido falta alguna ?

    ¿Porque estas echando chispas por el injusto costo del control vehicular?, pero eres el primero que está formado para pagarlo y durante ese lapso muestras tu enfado en la fila diciendo que el dinero que recaudan se lo gasta el gobierno en pago de sus fiestas y diversos abusos.

    ¿Porque te la pasas quejando que ya no te alcanza el dinero para pagar el alto costo del transporte urbano pero fuiste el primero en ir y pagar la nueva tarifa y hasta te molestaste porque llegarías tarde el día que unos jóvenes se manifestaban contra ese ruin aumento ?

    Y así podría continuar por un buen rato enumerando casos donde nos comportamos muy exigentes, valientes y hasta intolerantes pero prefiero que hagamos juntos una reflexión. Si somos tan exigentes en estos casos, porque con nuestros “empleados” llámense Presidentes de la República, Senadores, Diputados, Gobernadores, Presidentes Municipales y funcionarios de todos los niveles nos comportamos como humildes corderitos, siempre temerosos o lo peor : Apáticos ante sus múltiples abusos.

    Esta forma de actuar nos perjudica a todos, empezando por ti. ¿Y sabes quién es el que más de beneficia con esta actitud ? Todos los políticos y mandatarios corruptos.

    La corrupción se define como un acto racional ilegal, ilegitimo y no ético por parte de servidores públicos, en perjuicio del interés común de la sociedad y del gobierno, y en beneficio de un interés egoísta o solidario de quien lo promueve o lo solapa directa e indirectamente.

    Nosotros hemos contribuido a que ese monstruo crezca y crezca e inocentemente pensamos que la culpa es de otros pero jamás es nuestra.

    Pretextos tenemos miles. Nunca tenemos tiempo de nada y estos temas no son de tu interés, entonces sigues con tu apatía alimentando esa medusa de las mil cabezas que te roba día a día pero como no te sientes afectado te haces solo una victima que se diluye entre tantos millones de mexicanos.

    Ya está muy desgastada esa frasecita de “Si quieres que el mundo cambie, cambia tu primero”, pero si tantas veces la hemos escuchado, entonces ¿porque nos vale ? Aquí ya te he mencionado algunos casos donde podemos empezar a actuar y a cambiar nuestro comportamiento débil ante el sistema corrupto.

    Empecemos a exigir que se haga buen uso de los recursos públicos, no solapemos al corrupto y tiene que indignarnos cualquier tipo de abusos. Este es el comienzo para el combate a la corrupción, para ir deteniendo la impunidad, cada uno de nosotros, cada día y en cada acto podemos aportar mucho pero ejerciendo nuestro rol de “mandantes” y no de esclavos sumisos apáticos.

    Vamos a exigir a las autoridades como lo manda nuestra responsabilidad, ya dejemos de ser simples habitantes y actuemos como ciudadanos de verdad. Cada quien pone su parte y así las cosas pueden empezar realmente a cambiar.

    Leer todos los artículos de